Si pasas mucho tiempo de pie o estás preocupado por los duros efectos del clima frío del invierno, es probable que sufras de talones secos, agrietados y fatigados.