El sudor hace que las almohadas se pongan amarillas con el tiempo y el uso. Además, las almohadas absorben el polvo y los malos olores. Mientras lavamos las