Los estándares imposibles fijados por la industria de la belleza nos han hecho a todos muy inseguros sobre incluso las marcas más naturales de nuestra piel. Las estrías,