Nada arruina un vestido palabra de honor como la carne desbordada. Cuando los músculos de la espalda están débiles y no están definidos, la piel se afloja y