Dado el gran número de toxinas que encontramos diariamente, desde pesticidas en nuestros alimentos hasta gases de escape en el aire que respiramos, limpiarnos de adentro hacia afuera