Hay muchas razones para preocuparse por la dirección que está tomando el mundo en el que vivimos. ¿Y adivina contra quién parece va lo peor de la situación?