La vesícula biliar es el soldado silencioso de su cuerpo. Es un órgano pequeño en forma de pera que almacena y libera bilis (un líquido producido por el