Mientras que la palabra “inflamación” por lo general tiene una connotación negativa, la verdad es que a menudo es la manera del cuerpo de protegernos de un daño