Hace apenas 15 años, el accidente cerebrovascular o derrame cerebral era la tercera causa principal de muerte en muchos países. Los rápidos avances en las tecnologías de neuroimagenología