Los expertos nos advierten constantemente sobre los peligros de estar sentado durante mucho tiempo. Nuestros estilos de vida sedentarios, combinados con el estrés regular, ponen en grave peligro