Elimina los hongos y callos de los pies con este increíble remedio casero.

Existen varios remedios naturales que pueden servir para eliminar los hongos de los pies. Un claro ejemplo de ellos es la aspirina, que también es muy eficaz para aliviar la inflamación de la zona, así como para reducir las manchas.

A pesar de que los pies son el soporte de nuestro cuerpo todos los días, la mayoría de las personas les restamos importancia hasta que notamos que están desarrollando imperfecciones.

Elimina los hongos y callos de los pies con este increíble remedio casero.

El uso de calzado, la fricción continua y su contacto con varios tipos de microorganismos pueden afectar su piel; con el paso del tiempo, se producen callos, grietas y hasta infecciones.

Si bien no todos estamos expuestos de la misma forma, la falta de cuidados y tratamientos puede conducir a incómodos síntomas que, además de ser antiestéticos, nos causan dolor e inflamación.

Por fortuna, no siempre es necesario invertir en costosas pedicuras o métodos profesionales para mantener la piel de los pies libre de durezas, hongos y otras alteraciones. De hecho, si combinamos ingredientes económicos y fáciles de adquirir, podemos hacer excelentes remedios para suavizarlos y mantenerlos saludables.

En esta oportunidad, queremos compartir una interesante receta para que comiences a cuidar tus pies usando tan solo dos ingredientes.

¡Toma nota!

Remedio casero para combatir los hongos y callos de los pies.

El catálogo de remedios caseros para los pies nos ofrece una amplia variedad de preparados para combatir los hongos, remover las células muertas y evitar otros molestos problemas que los hacen lucir mal.

Entre estos, nos encontramos con un tratamiento de aspirinas y jugo de limón, conocido en muchos lugares por su capacidad para exfoliar, limpiar y suavizar hasta las zonas más duras de la piel.

Las aspirinas son un medicamento analgésico y anticoagulante, que suele emplearse para aliviar los dolores de cabeza, la fiebre y algunas dificultades de la circulación. Pese a que estas son sus aplicaciones más conocidas, en la actualidad también se utiliza como un componente para la estética y salud de la piel.

Esto se debe a que sirve para combatir el acné, las manchas y otras impurezas que se van quedando adheridas en la superficie dérmica. Además, gracias a su composición, es muy efectiva en el control de los hongos de los pies y las uñas, ya que disminuye su crecimiento y controla la comezón que suelen ocasionar.

Recetas caseras para callos y hongos en los pies.

1. Zumo de ajo.

El ajo tiene propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antisépticas.

Ingredientes.

  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharadita de aceite de oliva (5 gramos).

Elaboración y aplicación

  • Pica el ajo en 4 trozos.
  • Ponlos en el mortero y hazlos puré.
  • Añade el aceite para formar una pasta.
  • Tapa con una gasa, venda o paño y déjalo que actúe toda la noche.

Retira por la mañana, sin enjuagar. Repite todos los días hasta que el callo desaparezca.

2. Poro y vinagre.

Su alto contenido en vitamina C convierte al poro en un gran aliado para nuestra piel. El vinagre de vino es un gran desinfectante, por lo que ambos productos se complementan a la perfección.

Ingredientes.

  • 1 vaso de vinagre de vino (200 mililitros).
  • ½ poro.

Utensilios.

  • Una espátula no cortante

Elaboración y aplicación

  • Verter el vinagre en un vaso y deshoja el poro.
  • Introducir el poro en el vinagre y dejar que macere durante 24 horas.
  • Pasa las hojas de poro por la zona afectada para suavizar el callo y que se desprenda poco a poco.
  • Utiliza la espátula sin ejercer mucha fuerza: piensa que el preparado tiene que servir para deshacernos de la dureza sin esfuerzo y sin dolor.
  • No te olvides de cubrir el lugar afectado para evitar infecciones.

3. Infusión de manzanilla.

La manzanilla es un antiinflamatorio ideal para este problema, sobre todo porque también funciona como anestésico. Por tanto, si eres más sensible al dolor, este es tu remedio.

Ingredientes.

  • 12 tazas de agua (3 litros)
  • 2 tazas de flores de manzanilla o 12 saquitos (120 gramos)

Utensilios.

  • Un cubo donde quepan los pies.

Nota: Damos estas medidas partiendo de los callos en los pies. En el caso de que los tengas en otro lado, puedes variar las cantidades.

Preparación y aplicación.

  • Pon el agua a calentar junto con los saquitos o las flores de manzanilla.
  • Cuando la infusión esté hecha, retira los saquitos, o cuela las flores.
  • Vuelca el líquido resultante en el cubo y mete los pies: debe estar caliente, pero sin llegar a quemar.
  • Cuando se enfríe el preparado, puedes sacarlos.
  • Repite varios días hasta acabar con los callos.

Si lo vas a usar en las manos en otra zona, puedes ayudarte de una gasa.

Para evitar que los callos aparezcan, se recomienda que ajustes la medida de tus zapatos y en el caso de las manos, debes usar guantes si las herramientas que empleas dañan tu piel. Ambas cuestiones son fundamentales para deshacernos de los molestos callos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *