El baile puede revertir los signos del envejecimiento en el cerebro.

El envejecimiento es solo un número, dicen, pero nuestro cuerpo sin duda está sometido al proceso normal de envejecimiento. Por lo tanto, junto con el resto del cuerpo, nuestro cerebro también envejece.

Se ha encontrado que aproximadamente el 40% de las personas mayores de 65 años experimentarán pérdida de memoria hasta cierto punto. Además, a medida que envejecemos, nos volvemos más propensos a enfermedades como la demencia y el Alzheimer.

El baile puede revertir los signos del envejecimiento en el cerebro

Sin embargo, los científicos han descubierto recientemente que el ejercicio, específicamente el baile, mantiene el cerebro en un estado saludable y juvenil al igual que lo hace con todo el cuerpo.

A saber, la revista «Frontiers in Human Neuroscience» publicó un estudio que comparó los efectos del baile con los de otras actividades físicas y descubrió que es muy eficaz para revertir el envejecimiento en el cerebro.

El baile mejora la función cerebral de varias formas y representa una actividad desafiante tanto para el cuerpo como para la mente.

Durante 18 meses, los científicos compararon los escáneres cerebrales de resonancia magnética de los participantes mientras bailaban con diferentes géneros musicales, como jazz y bailes latinoamericanos, y cuando hacían ejercicio tradicional.

Descubrieron que la estructura cerebral de las personas con una edad promedio de 68 años mejoró drásticamente después de participar en rutinas de baile coreografiadas semanales. Es decir, notaron un aumento del área del hipocampo de su cerebro debido a los ejercicios de baile, un área más conocida por incurrir en disminuciones relacionadas con la edad, como el Alzheimer.

Además, el estudio mostró que las rutinas de baile coreografiadas también mejoraron su equilibrio, resistencia y flexibilidad y, por lo tanto, redujeron el riesgo de lesiones. Se cree que las mejoras en el equilibrio se deben a la necesidad de coordinar los pasos y los patrones de los brazos junto con los cambios de velocidad y ritmo mientras se aprende la coreografía.

El baile es una actividad de bajo riesgo que combina la aptitud aeróbica, exige habilidades sensoriomotoras y mejora las capacidades cognitivas.

El Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports publicó un artículo cuyo objetivo era investigar la forma en que diversas formas de actividad física afectaban a unas 1.000 mujeres japonesas de edad avanzada y los efectos que tiene sobre el riesgo de sufrir discapacidades físicas, medido por su capacidad para completar tareas como caminar, bañarse, hacer yoga, bailar y vestirse.

Los investigadores encontraron que bailar redujo su riesgo hasta en un 73%, lo que creen que se debe al hecho de que requiere una variedad de habilidades diferentes, tanto mentales como físicas.

Es decir, el baile exige fuerza, equilibrio, habilidades de resistencia y habilidades cognitivas. Los bailarines deben poder concentrarse y adaptarse a la pareja y la música y, al mismo tiempo, deben memorizar la coreografía, mientras desarrollan su arte para un movimiento elegante y fluido.

¿Qué más necesitas para encender la música y dejar que el ritmo mueva tu cuerpo?

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *